Ojo que el fascismo puede llegar a tu pueblo.
Agarrados de la mano, como buenos amigos, buscan tu colaboración.
No te dejes engañar, para ti no quedará nada.
¡Combátelo!!!
¡No pasarán!!!

¡Dolar el Grande!

Una vez más queda demostrado que la civilización no piensa en nosotros. Establecida por el poder económico y consentida por nuestras ganas de consumo, quiere dominar a toda costa los recursos que nos ofrece la tierra, cueste lo que cueste a toda máquina. Organizando guerras, terrorismo y manipulando el pensamiento. Muerte a cambio de dinero. Odio para mantener la idea que la guerra es necesaria. Una cortina de seguridad para ocultar la locura del Capital. Políticos poniendo a su disposición el poder del estado, nuestro dinero, borrando nuestras ilusiones y alejando nuestro futuro. Guerra de clases enmascarada por la xenofobia. Miedo y televisión. Jodiéndonos de tal manera que no tenemos ni asegurada la vida. El bienestar baja y las acciones suben. La lógica macabra del teatro de los intereses. “Hermanos Demócratas” peleándose por el pastel. Mentiras servidas en la dulce bandeja de las últimas tecnologías.